Los taxis en Londres: todo lo que debes saber

taxi

A la hora de desplazarse por la capital inglesa, es bastante probable que tengas que recurrir al transporte público. El metro y el bus son las opciones más habituales para acudir al trabajo en Londres, mientras que el taxi, debido a su precio más elevado, no es la opción más utilizada, pero tal vez lo elijas para volver por la noche a casa después de salir, cuando llevas maletas y no quieres cargar con ellas en el metro o por el simple placer de subir a uno de estos icónicos vehículos tan ligados al estilo británico. Sea cuál sea la razón, aquí tienes algunos datos útiles para tomar un taxi en Londres:

  • Como en la mayoría de las ciudades, la luz superior encendida indica que el taxi, llamado cab en Inglaterra, está libre.
  • Para parar a uno en la calle, no se exclama ¡taxi!, sino que se levanta la mano.
  • Si vas a coger uno en una estación de tren o aeropuerto con mucho tránsito, es probable que encuentres una cola de gente esperando su turno. Se respeta escrupulosamente, por lo que no trates de saltártela, a menos que quieras morir en ese instante.
  • Cuando sea tu turno, colócate frente a la ventanilla y pregunta educadamente al conductor si puede llevarte a tu destino. Al contrario que en otros países, el trayecto se discute antes de entrar en el taxi.
  • Si una vez dentro del vehículo, quieres hablar con el conductor, hay un sistema de interfono, que suele situarse cerca de los asientos. Sé educado y saluda. Generalmente, la conversación gira en torno a temas ligeros y la mayoría de los taxistas suelen ser bastante amistosos y estar contentos de conversar.
  • Cuando llegues a tu destino, puedes deja una propina. Se suele dar los peniques que restan o el 10% del importe. Si crees que has recibido un buen servicio y deseas dejar una propina mayor, puedes hacerlo.
  • Evita coger los llamados mini-cabs en lugar de los black cabs, ya que no tienen licencia y pueden no ser del todo fiables.

Los taxistas en Londres deben estudiar y pasar un examen para poder llevar un taxi y, probablemente, sean de los más fiables del mundo. Puedes estar seguro de que no van a llevarte por un recorrido mas largo para aumentar el precio de la carrera y de que están totalmente cualificados para el trabajo.